Principios básicos para preparar un buen café

sky-2478361_1920.jpg

Has comprado unos granos recién tostados de café de buena calidad en tu tienda preferida y no sabes por dónde empezar.

Aunque los procesos de infusión son muchos y muy variados, existen algunos principios básicos que todo amante del buen café debe seguir. Estos son procedimientos sumamente sencillos que te ayudarán a convertir esa taza de agua marrón en el más maravilloso oro negro.

Antes de empezar, piensa en la infusión de café como si se tratase de un experimento científico en el que debes controlar una serie de variables. En concreto, las variables de tu experimento cafetero son el molinillo de café, el agua, el tiempo, el filtro y la báscula.

"La molienda"


Debe quedar claro desde el principio: no importa lo caro que sea tu café; si ya viene previamente molido no sabrá tan bien. Aunque compres el molinillo más económico y tengas unos granos simplones, eso ya es mucho mejor punto de partida que un café pre-molido.

Y esto es así por una serie de razones, pero dos muy importantes: el oxígeno y el dióxido de carbono. Unos 15 minutos después de que el café haya sido molido, éste se oxida (se une con el O2) y pierde la mayor parte de su aroma. Además, una vez que mueles el café, una gran parte del CO2 necesario para obtener los aceites esenciales del grano en tu café se libera. Por lo tanto, procura moler el café siempre antes de infusionarlo y evitarás así todos estos problemas.

Para moler tus granos existen dos tipos principales de molinillos: con sistema de muelas y de cuchilla. El molinillo de cuchilla es como una licuadora que corta los granos de café de manera inconsistente, dejando grandes trozos y polvo que afectan la infusión del café. También quema los granos, cambiándoles el sabor. A pesar de todo, sigue siendo mejor que el café pre-molido.

El molinillo de muelas, en cambio, machaca los granos de café entre sus afilados engranajes cerámicos colocados de forma que una muela está rotando y la otra permanece inmóvil. En función del molinillo tendrás más o menos ajustes de molienda para controlar el espacio entre ambas muelas con el fin de moler a un tamaño específico.

En general, los molinillos de muelas son más caros que los de cuchilla, pero si te vas a gastar el dinero en algo, mejor que sea en un buen molinillo. El gasto adicional vale la pena porque un molido más preciso repercutirá en el producto final.

"Agua"


Obviamente, usa agua limpia y mantenla a una temperatura de entre 85 y 95 grados centígrados. La cantidad de café / agua dependerá de tu gusto pero una buena medida para comenzar es de 60 gramos por cada litro de agua.

"Tiempo"


Independientemente del método para hacer café que sigas, siempre debes medir al segundo los tiempos de preparación. ¿Cuánto tiempo estás dejando que el café aflore? ¿Con qué velocidad estás vertiendo el agua sobre el café molido? Aunque parezca una tontería, estos factores influyen en el resultado final de tu café.

"Filtro"


El filtrado del café también se puede hacer de muchas maneras. Sin embargo, las opciones más básicas son el papel y los filtros metálicos, así como la inmersión total en contraposición con el goteo. Entre papel o metal, a menudo depende de las preferencias de gusto del consumidor. Los filtros de papel tienden a absorber el aceite del café, mientras que los filtros metálicos no lo hacen.

Un brebaje de inmersión total es como sumergir el café molido en un piscina rebosante de agua. Un proceso parecido al que sigues para preparar un té. Por el contrario, el método de goteo deja correr el agua lentamente por el café, dejando que se filtre poco a poco hasta ir a parar al fondo de tu taza.

Para entendernos, la Chemex es una cafetera de filtro de papel con sistema de goteo o pour-over. La prensa francesa, por su parte, es una artilugio de inmersión completa con un filtro de metal. Y luego está la AeroPress con un método de infusión de inmersión total y filtrado con papel.

"Balanza"

Por último, y no menos importante, necesitas una balanza para controlar a la perfección las proporciones de café y agua que más satisfagan tu gusto. Como hemos dicho, esto de preparar un café en casa es parecido a un experimento de laboratorio. Necesitas llevar un registro de las cantidades y los tiempos para que el siguiente café que prepares sea parecido al anterior.