¿Café en grano o molido? Paladar vs Practicidad

tumblr_inline_ouwsxwLjrx1v32dkn_1280.jpg

Con el auge de una cultura cafetera más consciente, en Chile y en muchos otros países se convirtió en una opción común tener molino de café en casa.  Y es que nada se compara con el aroma de los granos recién molidos invadiendo los espacios de nuestro tiempo. Seguramente habrás escuchado que este tipo de café es mejor que el molido que has consumido toda tu vida ¿no?, Bueno, en Café Ancestral te explicamos las diferencias entre una forma y la otra y por qué nosotros te ofrecemos ambas posibilidades.

Lo primero que debes saber es que ninguno es mejor que el otro. Se trata de gustos, confianza en el productor e incluso practicidad. Así, si el café debe ser molido para tomarse ¿por qué hay quienes prefieren comprarlo en grano?

Pues bien, moler el café antes de ser preparado va más allá de una tendencia de moda, tener el grano permite apreciar mejor su calidad y cerciorarnos de que efectivamente es la que elegimos. Asimismo, el grano conserva mucho mejor las características de sabor y aroma del café, así como aletarga su proceso de oxidación. Y bueno ¡ni hablar de ese magnífico aroma que expide el café recién molido!

Por otro lado, el café molido no solo es mucho más práctico (si eres de los que no tiene tiempo o equipo), sino que te ofrece la solución de “punto de molido”. Saber si un café está demasiado fino o por el contrario muy rústico es una tarea de equilibrio que no se logra fácilmente con la molienda casera. Hay que afinar primero los sentidos. Un café molido es una buena respuesta a esta necesidad.

La gran aceptación del café en grano sobre el molido ha derivado de la mala calidad del café común que se encuentra disponible en los supermercados. En estos productos es normal que se empleen malas prácticas, como la mezcla con otros elementos que lo hagan rendir más o esconder defectos del grano. Sin embargo, en cafés de especialidad es muy diferente, si cuentas con un distribuidor confiable como Café Ancestral.

Sea que lo muelas en casa o que ya lo hayas comprado así, debes saber que el café al estar molido acelera su proceso de oxidación, así como pierde propiedades, aromas y definiciones de su sabor si no es usado inmediatamente. Razón por la que, si lo prefieres en grano, solo debes moler lo que vas a usar en ese momento y si lo compras molido debes resguardarlo muy bien del ambiente.

En ambos casos, te indicamos qué debes hacer para conservar mejor tu café:

  • Debes cuidarlo de la luz, mantenerlo en un lugar con sombra.
  • Mantenerlo alejado del calor y la humedad.
  • Debes usar un recipiente que esté siempre bien ajustado para que no le entre aire.